Alitas Buffalo en sartén

2/26/2019


No sé a ustedes, pero a mí me encanta toda aquella comida que se come con las manos. Así simple, sin intermediarios...

...la comida y tu...

...¿Hay algo más romántico que eso?

Probablemente es por esta razón que las alitas se han convertido taaaaaan famosas y solicitadas en los últimos años.  ¡Y es que resultan súper prácticas!


¿Conocen su historia? Como en la mayoría de los casos, existen diferentes versiones. Pero la más aceptada,  nos lleva a la década de los 60’s en la ciudad de Buffalo, Nueva York, a un restaurant-bar llamado “Anchor Bar”, del cual Frank y Teressa Bellissimo eran propietarios. Supuestamente su hijo Dominic, que era el bartender del lugar, una noche recibió la visita inesperada de varios amigos, así que pidió a su mamá que hiciera algo de comer para ellos. Teressa, al verse en las prisas de preparar algo de última hora, recurrió a las alitas, que antes se consideraban como sobrantes del pollo y se usaban como huesos para darle más sabor al caldo. En esta ocasión, ella frió las alitas, las bañó en salsa y las sirvió a sus hambrientos comensales. Fue tal el éxito, que pronto su creación se hizo viral y cada vez más personas llegaban al lugar en busca de las famosas alitas. Hoy en día, se autoproclaman como “La casa original de las alitas” y dicen tener las mejores de todo el mundo. 

Habrá que ir a constatar… todo sea por la historia, ¿o no?


En esta ocasión, les comparto la receta básica de mis alitas de pollo en salsa Buffalo. No sé qué tan cerca de la versión original esté mi receta, pero les aseguro que es una cosa deliciosa.  Ñom, ñom, ñom... puedo sentir el placer de chuparme los dedos con restos de salsa.

Realmente son súper fáciles de hacer: Cortamos las alitas, las sazonamos con la salsa, guisamos en un sartén y después bañamos con más salsa. ¡Y listo! Si contamos con una malla anti salpicaduras, este es el momento de usarla en nuestra estufa. ¡Porque vaya que salpican!

  



  

Si así lo prefieren, esta misma preparación, la podemos aplicar sin problemas al cocinarlas en el asador. De hecho, originalmente, esta receta la aprendí así del padrino de Milo, su tío Luis Carlos. ¡Él es todo un experto preparando comida en el asador! Así que, ¡Gracias Luis! Más adelante les quiero compartir también unas costillitas de puerco que él prepara y le quedan mmm, mmm, mmmmm…  ¡para chuparse los dedos!

  



Buscando convertirlas en una comida para cualquier día, y no nomas de fin de semana o reuniones, opté por hacerlas en la estufa, ya que por lo menos en mi caso, no siempre hay tiempo de prender el asador. Pero la verdad, es que no importa en donde las prepares, ¡estas alitas siempre serán el hit!

¿Y ustedes como las hacen?



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Alitas Buffalo en sartén
¡Un clásico americano! Deliciosas alitas de pollo aderezadas en salsa estilo Buffalo y preparadas sobre la estufa, bañadas en salsa adelgazada con mantequilla derretida. ¡Para chuparse los dedos!

INGREDIENTES:

Para las alitas
1.750 kg de alitas naturales de pollo
1/3 tz de salsa tipo Buffalo (yo uso la marca Frank’s)
2 cdas de mantequilla en cubitos
Sal de mar
Pimienta

Para la salsa
2/3 tz de salsa tipo Buffalo
4 cdas de mantequilla

Para servir
Aderezo Ranch o Blue Cheese
Palitos de apio, zanahoria o ensalada al gusto. 

PROCEDIMIENTO:

1. Cortamos cada una de las alitas en 3 piezas, justo donde se encuentran las articulaciones. Descartamos la punta del ala, (es la pieza pequeñita y prácticamente no tiene carne).

2. Vaciamos las alitas en un bowl, junto con los trocitos de mantequilla, sal, pimienta y la salsa. Mezclamos hasta cubrirlas perfectamente.

3. Calentamos un sartén grande a temperatura media alta y colocamos una primer tanta de alitas, sin amontonar ni encimar, para que se doren parejitas y nos queden jugosas. No es necesario agregar aceite.  Cocinamos por 8 minutos, y con ayuda de unas pinzas, damos la vuelta a cada una de las alas. Cocinamos nuevamente 8 minutos, o hasta que estén completamente doraditas y no salga jugo rosa de su interior. Retiramos del sartén y colocamos sobre un platón. Repetimos el proceso hasta terminar con las alitas.

4. Mientras, en una olla pequeña a fuego medio, derretimos la mantequilla y agregamos la salsa Buffalo. Esperemos que dé un hervor y apagamos.

5. Para servir, vaciamos la salsa caliente sobre las alitas. Podemos acompañar con aderezo ranch, blue cheese y los vegetales de nuestra elección.

Notas:
  • Con estas cantidades obtendremos alrededor de 50 piezas de alitas.
  • Podemos hacer esta misma receta en el asador. 
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Si preparan esta receta, ¡¡por favor háganme saber que les pareció!! Dejen aquí debajo un comentario y/o compartan una foto de su delirante receta en Instagram con el hashtag #deliriosdecocina! ¡¡Me encantaría verlas!!

¡Besoooos!

Itzel💛

You Might Also Like

0 comentarios

Sígueme en Facebook

PROMO ROTOPLAS

Subscribe